NUESTRA HISTORIA

Nuestra cervecería la bautizamos “San Roque” por querer combinar nuestras cosas favoritas: los perros y la cerveza. San Roque es el santo de los perros y nuestro maestro cervecero es veterinario de profesión, de ahí la inspiración del nombre...

y de nuestros amigos de cuatros patas.

La cervecería está ubicada en un parque eólico en las faldas del Volcán Pacaya, donde optimizamos los recursos naturales para minimizar nuestro impacto en el medio ambiente y dejar la menor huella ecológica posible. También intentamos reducir desperdicios, por eso proveemos todo el sub-producto de grano húmedo a ganaderos locales, quienes lo usan como alimento animal.